Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Preocupación por vuelta del IVA en productos básicos

Placeholder imagePreocupación por la vuelta del IVA en algunos productos básicos. Actualmente, en promedio, el sachet de leche de una reconocida marca cuesta en góndola $52,50. Sin embargo podría aumentar a $63,50 si, como temen varias asociaciones de consumidores, desde el 1° de enero se le suma el 21% de IVA. De un día para el otro, la botella de litro y medio de aceite de girasol pasaría de $ 125 a 151,25, mientras que los paquetes de fideos de $ 49 se remarcarían a $ 59,30, el kilo de azúcar se iría de $ 43,50 a $ 52,60 y el de yerba común, de $ 225 a más de $ 272.

Según trascendió, esto se daría en todas las marcas de los 13 rubros de alimentos esenciales que, desde agosto, se venden con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) bonificado. ¿Por qué sucedería esto? Porque el programa «IVA 0%», decretado luego de las PASO por el ex presidente Mauricio Macri para contener el impacto de la devaluación de aquellos días, rige hasta el 31 de diciembre.

Y a menos de una semana, ni fabricantes de alimentos ni supermercadistas anunciaron que absorberán el peso de ese impuesto, ni el Gobierno confirmó que vaya a extender la quita. Entre los productos alcanzados figuran leches, yogures, pastas secas, arroz, yerba, mate cocido, té, azúcar, aceites, polenta, huevos, galletitas, pan rallado y conservas de frutas, hortalizas y legumbres, todos ellos con una alícuota del 21%.

Y con un IVA original del 10,5%, están el pan y la harina de trigo. «En la Ley de Emergencia no se incluyó una prórroga para este beneficio. Con lo cual, de no salir alguna norma que extienda su aplicación, los comercios deberán adecuar sus sistemas para que estos productos vuelvan a facturarse, a partir del miércoles, con el 10,5% o el 21% de impuesto que fija la ley», detalló José Luis Ceteri, especialista en asuntos tributarios.

Al respecto desde el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación detallaron: «Lo que está claro es que el sistema no es eficiente porque se puede utilizar sin importar el nivel de ingresos. En cambio, la tarjeta Alimentar no sólo devuelve el IVA, sino que además implica un ingreso de emergencia para los sectores más castigados». Dicha tarjeta tardará varios meses en llegar a todos sus beneficiarios. Y que muchos, aún necesitando ayuda, no podrán tenerla.

Sandra Gónzalez, presidenta de Adecua, indicó al respecto: «Hay sectores de clase media y media-baja que no van a cumplir los requisitos para acceder a la tarjeta, pero que igual están complicados. Muchos se han endeudado por usar su tarjeta de crédito para comprar alimentos. Hay jubilados que, sin cobrar la mínima, igual están en una situación muy delicada».

«Nos preocupa lo que vaya a pasar con esto porque un aumento del 21% en todos esos alimentos tendría un impacto durísimo. Sería una locura. Creemos que el IVA 0% debería extenderse por 180 días, durante la emergencia, o sacarse gradualmente», agregó. Hasta el momento, el Gobierno no volvió a expedirse al respecto, y habrá esperar a qué suceda el miércoles 1° de enero del 2020. / Clarín

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER