Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Rebaja del IVA no llega a pleno en los más pobres

Placeholder imageFamilias pobres reciben apenas un cuarto de la baja de IVA. Entre las familias más postergadas es más frecuente la adquisición de alimentos en almacenes que operan en igualdad de condiciones y que, por lo tanto, no son sensibles al cambio tributario. En cambio, las de altos ingreso son más propensas a comprar en supermercados que son los más presionados por el Gobierno a cumplir con la baja.

Entre las medidas tomadas por el Gobierno para paliar los efectos inflacionarios de la crisis cambiaria se destaca la reducción al 0 % de la alícuota del IVA aplicado a ciertos alimentos básicos (aceite, harina, pastas, arroz, conservas, pan, yerba, azúcar, huevos, leche y yogurt). La medida tuvo, en general, alta aceptación, fundamentalmente porque se valora la intención de aliviar la situación de los sectores más vulnerables.

Una visión diferente manifestó la mayoría de los gobernadores. El principal argumento es que reducir un impuesto coparticipable como el IVA en las actuales circunstancias pone en riesgo el normal funcionamiento del sector público provincial, que gestiona acciones que también son muy necesarias desde el punto de vista social.

El planteo concluye con la amenaza de que, de no mediar acciones compensatorias, se pedirá la intervención de la Corte Suprema. Ante ello, la respuesta de los funcionarios nacionales fue resaltar la poca sensibilidad de los gobernadores ante la necesidad de la gente. ¿Son irreconciliables ambas posiciones? Para echar luz sobre este tema resulta útil analizar la información proveniente de la Encuesta Nacional de Gasto de los Hogares del INDEC. Según esta fuente se observa que:

El 30 % de los hogares de menores ingresos (pobres) asigna 47 % de su ingreso a alimentos, pero compra sólo el 26 % de todos los alimentos que se venden en el país. El 40 % de los hogares de ingresos medios asigna 30 % de sus ingresos a alimentos y consume el 38 % de los alimentos. El 30 % de hogares de mayores ingresos asigna sólo el 20 % de sus ingresos a alimentos, pero consume el 36 % del total de los alimentos que se consumen.

Estos datos confirman que a menor nivel de ingresos del hogar, mayor es la proporción asignada a comprar alimentos. Pero como la brecha de ingresos es tan alta, quienes más alimentos consumen terminan siendo las familias de altos ingresos aun cuando asignan una menor porción de su presupuesto a este destino. Por eso, la mayor parte del esfuerzo fiscal de quitar el IVA a los alimentos es apropiado mayormente por familias de altos ingresos. A las familias pobres les llega sólo un cuarto de la reducción del IVA.

A esto hay que agregar que entre las familias pobres es más frecuente la adquisición de alimentos en almacenes que operan “en negro” y que, por lo tanto, no son sensibles al cambio del IVA. En cambio, las familias de altos ingreso son más propensas a comprar en supermercados que son los más presionados por el Gobierno a cumplir con la baja de precios asociada a la reducción del impuesto.

La misma Encuesta Nacional de Gasto muestra que sólo el 20 % de las ventas de los supermercados es a familias pobres, mientras que el 43 % es a familias que están en el 30 % de los hogares de mayores ingresos. Un instrumento más eficiente y justo, que además permitiría responder al pedido de los gobernadores, es restablecer la devolución del IVA a las familias pobres cuando pagan con tarjetas de débito. Hasta el año pasado se devolvía parte del IVA a jubilados con haberes mínimos, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, del plan Progresar y el servicio doméstico.

Con un costo fiscal acotado se podría ampliar el padrón de beneficiarios procurando llegar a todas las familias vulnerables y extender la eximición a todos los alimentos, no solo al acotado listado que dispuso el gobierno. Simplemente apelando a este instrumento, que ya está probado que funciona, se podría lograr mayor impacto social y menor pérdida de recaudación evitando el conflicto con las provincias.

No menos importante son las consecuencias sobre la evasión. La devolución del IVA para las compras con tarjeta contribuye a fomentar la cultura del pago bancario entre las familias más humildes. Tender a eliminar el pago en efectivo, como ya ocurre en algunos países, es una herramienta muy potente para reducir la informalidad. En la misma línea opera la simplificación de los impuestos.

Aplicar el IVA con una multiplicidad de alícuotas facilita la evasión; además de generar otros efectos distorsivos como la posibilidad de que algunos contribuyentes sistemáticamente tengan saldos a favor. Chile recauda mucho más IVA que Argentina porque tiene un diseño más simple basado en una alícuota más baja, única y de aplicación masiva. / ANDigital

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER