La temporada 2020 de caza nunca comenzará

Placeholder imageLa temporada 2020 de caza nunca comenzará. En un país paralizado por el Coronavirus, no es de extrañar que la caza deportiva se suspenda. La temporada se fue sin decir adiós y habrá que esperar hasta 2021 para volver a disparar. La noticia no asombra, debido a la insólita situación que ha generado el Coronavirus, en la que está privando de la mayoría de las actividades recreativas y deportivas, como la temporada de caza menor 2020 se despide sin siquiera haber empezado.

La directora de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires, Mónica Rodríguez, como también el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), decidieron que lo mejor sería no habilitar la temporada de este año, ya que no estaban dadas las condiciones necesarias. Cada año, antes de la apertura de caza menor, los biólogos y auxiliares de la OPDS realizan censos en distintas localidades de la provincia de Buenos Aires, en los cuales se registran patrones poblacionales.

Ellos se llevan a cabo entre mediados de febrero (fin de la anidada) y los últimos días de marzo. Luego, toda la información es analizada y se determina la cantidad de población autóctona por especie, que permite definir los números de cupo, las zonas vedadas, las plagas y demás cuestiones. A principios de abril, toda esta información es remitida a Flora y Fauna, donde se prepara el decreto que habilita (o no) la temporada de caza y cómo debe llevarse a cabo.

Es un proceso largo, de casi dos meses, pero fundamental para que nosotros podamos disfrutar de la caza deportiva de una manera responsable y sostenible. Más allá de todos los datos que puede arrojar el relevamiento, este año es más que obvio que la cuestión sanitaria tiene un peso significativo, ya que sería muy riesgoso que pequeñas poblaciones rurales se vieran invadidas por cazadores de diferentes localidades, que fácilmente podrían propagar el COVID-19.

La temporada de caza menor se va sin siquiera haber comenzado. Un hecho que nos duele, pero que debemos respetar debido al complejo presente que está pasando nuestro país y el mundo. Lo único que nos queda es aprovechar cuando abran las pedanas para tomar la revancha con hélices y platos. La naturaleza es sabia, ella condiciona, el universo se acomoda y el hombre se adapta. / El Orden

 
 
 
 
 
 
 
 
 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER