Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Con solo 5 años legalizó cambio de género

Placeholder imageNene marplatense de 5 años legalizó su cambio de género y es la personas trans más pequeña del país. Un niño de 5 años inició junto a su familia los trámites en la ciudad de Mar del Plata para obtener un nuevo Documento Nacional de Identidad, luego de legalizar su cambio de género. De esta manera “Tito”, se convierte en la persona trans más joven del país en concretar dicho trámite.

Claudia Vega, letrada de la Asociación por un Mundo Igualitario (AMI), comentó a nuestra emisora como comenzó esta historia de cambios trascendentes en la vida de Tito y su familia: “esto empezó hace 3 años cuando el niño comenzó a poner en palabras, su sentir. Comenzó a decir que no le gustaba que le dijeran nena; quería jugar con juguetes de nene; ponerse ropa de nene; no quería el pelo largo.

Empezó a distinguir esa situación en su cuerpo; en su aspecto y con más entendimiento y relación con otros pares encontró un nombre; un seudónimo, y empezó a decirlo. Recuerdo que en la marcha del Día del Orgullo, a través de los juegos se van dando las propuestas, y uno era como le gustaría que fueran llamados y cuando le toco el micrófono a él, dijo Tito. Esto lo guardamos como recuerdo de su primera manifestación en público. Tengo imagen de esa ronda”, recordó.

Consideró que fue una sorpresa para papá y mamá, el comenzar a interiorizarse y consultar con psicólogos. Destacó “la escucha y amorosidad de ellos que es para destacar. Atendieron su sentir, es una situación novedosa; la Ley de Género tiene 7 años en el país, y es la posibilidad de la autopercepción y la posibilidad de elegir su nombre y este es el bien jurídico que protege la ley".

Tito no es el único caso que acompañamos, la madre se sumó a los talleres e interiorizarse de la vida transgénero. A los dos años los padres le permiten que jueguen a lo que quieren y vestirse como quieren, cuando Tito empezó el jardín no quería que lo llamaran por el nombre de papá y mamá, sino tito. Cuando pueden sentir sin represiones, los niños son felices”. Para Vega, “Tito es nuestro caso más pequeño en Mar del Plata y en el país. Hay muchos otros de más edades”.

Explicó que “todos nacemos biológicamente mujeres u hombres. Nacemos en un cuerpo determinado. Si me siento y nací mujer, soy cisgénero. Si nací mujer y me siento hombre, soy transgénero es no coincidir con el aspecto biológico. Otros casos que estamos atendiendo son los de muchos adolescentes trans y no binaries. No son ni niña, ni niños, o las dos cosas a la vez, eligen nombres sin connotación conocida, que no tengan una identidad femenina o masculina, se visten con todo tipo de ropa. Esto rompe con todas las estructuras pero es lo que se viene”.

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER