Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El fútbol regional necesita revivir desde todos sus actores

Placeholder imageLa ansiedad crece y las expectativas son invadidas por todo tipo de suspicacias en el ámbito del fútbol regional. Si bien por un lado hay firmes intenciones de "hacer algo" para no dejar trunco el 2020, otras cuestiones más concretas serán expuestas a su tiempo sobre la mesa. Con el antecedente de lo resuelto en la Liga Cultural de La Pampa de suspender la temporada y dadas las cuestiones generales que desde lo ecónomico se plantean en el país y lo que significa la apertura de una cancha de fútbol cada domingo -considerando que el fútbol ya dejó de ser el motor económico de las instituciones-, ¿se animarán y tienen ganas realmente de encarar una competencia de tres meses para "salvar el año"? Y si no lo hacen, ¿con qué escenario se encontrarán en 2021 en lo deportivo e institucional?

Distinto sería posiblemente si se evaluara volver antes pero, ¿qué tiene que pasar para que el fútbol vuelva antes de septiembre? Sabido es que el Ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, deslizó que, en caso de que se detuvieran los contagios, la actividad futbolística “puede volver antes de setiembre”, hasta ahora el plazo estimado de reanudación ante la irrupción del coronavirus. “Si no hay casos de contagio, el fútbol podría volver antes. Pero es lógico pensar en setiembre” expresó el titular de la cartera sanitaria. González García admitió que durante la semana venidera los equipos de ambos ministerios empezarán a “trabajar en la preparación de los protocolos” para regresar a los entrenamientos de los distintos planteles profesionales”.

Una versión que circuló en las últimas horas y a la que tuvo acceso Télam, luego de consultar distintas fuentes, daba cuenta de que las prácticas “podrían reanudarse” el lunes 25 de mayo. “Los médicos de cada uno de los clubes van a participar en la decisión de la vuelta al fútbol”, sostuvo el ministro. El propio funcionario consideró que una de las alternativas que se evalúan para garantizar el retorno de la actividad es que los futbolistas “no pasen por los vestuarios y que vayan directamente del lugar en el que salgan al estadio”.

En concreto, con la realidad regional en cuanto a casos positivos de esta enfermedad, no se justifica lo que pasa con nuestro fútbol de los domingos y de los sábados, con nuestros chicos. Pero varias cuestiones extrafutbolísticas juegan en esta cuestión. Por otro lado sabido es que los futbolistas lamentablemente no son dueños de este deporte, solo son los artistas que lo llevan adelante. Y sus ganas se reducen a unas tibias y opacas sesiones online de entrenamiento -sin pelota obvio- para mantener una llama que de a poco se va apagando. La pregunta es sencilla: ¿podrán reactivarse las ganas de volver al ruedo si la decisión se dilata? y ¿que será de los clubes si el fútbol se les muere?

En principio ya ha trascendido que comienza a gestarse un torneo para los últimos tres meses de este 2020. Se iniciaría la competencia el domingo 6 de septiembre y de no suspenderse ninguna fecha terminaría el 13 de diciembre. Si es aprobado, si se cumple el protocolo y si puede concurrir público, comenzó a gestarse una idea, un formato de campeonato. Se sugiere disputar un torneo dividido en cuatro zonas de cinco equipos cada una, las zonas serían geográficas, partidos de ida y vuelta, y se clasificarían cuatro conjuntos por grupo, para luego ir eliminándose en octavos, cuartos, semifinal y final.

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER