Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Atajó un penal, quiso festejarlo y murió

Placeholder image

Un arquero de fútbol juvenil murió tras atajar un penal con el pecho. Esta nota triste y preocupante sucedió en Santa Fe. El arquero tenía 17 años, la pelota impactó en su tórax, salió festejando y cayó al piso. Ramón Ismael Coronel tenía 17 años y participaba en un torneo de fútbol en Santa Fe cuando falleció de un paro cardiorespiratorio después de atajar un penal en el que la pelota lo golpeó en el pecho.

El terrible episodio ocurrió en la noche de este miércoles durante un partido de la Liga Norteña de Fútbol que se definía por penales. El joven de 17 años era el arquero del Club Unión de Golondrina de la localidad Colonia San Manuel, ubicada en el departamento General Obligado, a 50 kilómetros de la ciudad de Reconquista. En el momento de la definición del partido, él atajó el penal y salió corriendo para festejar, pero inmediatamente después se desvaneció.

Rápidamente las autoridades idóneas en el lugar, trasladaron al arquero al Hospital de Reconquista, pero falleció horas más tarde. “Todo sucedió en un penal, la pelota pega en su pecho; sale a festejar, hace un par de pasos y se cae. A partir de ahí es derivado a un nosocomio y luego fallece”, describió el fiscal que intervino en la causa, Alejandro Rodríguez, en declaraciones a LT10.

Además agregó: “Lo que se hace es investigar si estamos ante la posibilidad de un delito. En este caso, el delito cercano podría ser el de homicidio y ahí es donde uno tiene que hacer un análisis si es un hecho doloso o culposo”, refiriéndose al golpe con la pelota, que el arquero recibió en el pecho.

Durante una entrevista a una radio local, el fiscal aseguró: “Doloso sería si tiró un penal con intenciones de matar, en este caso con un elemento que no es idóneo como es una pelota de fútbol. La otra opción es el delito culposo. Ninguna de las dos hipótesis se nos presenta en esta situación, por lo que entendemos que no estamos en presencia de un delito. No habiendo delito, no hay intervención de un fiscal”.

“El joven había tenido un traumatismo de cráneo hace unos 20 días. El médico le había aconsejado que haga reposo. Sintiéndose bien decide jugar. Lo extraño es que se produce el golpe en el pecho”. “Al no ser un hecho ilícito la causa de la muerte, no ordené la autopsia. No tengo motivo para hacerla porque no existe delito. En consecuencia, es una fatalidad que no ingresa al mundo del derecho penal y no habría motivo para investigar”, concluyó el fiscal.

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER