Los bancos ¿culpables de las estafas telefónicas e informáticas?

Placeholder image¿Cuán culpables son los bancos en las estafas telefónicas e informáticas? En el marco de un fuerte crecimiento de las estafas en cajeros automáticos, desde el portal LaNoticia1.com se comunicaron con Julio López, especialista en delitos informáticos, para conocer más acerca de esta modalidad delictiva. Aquí algunos tips básicos para tratar de evitar caer en manos de los delincuentes y algunos interrogantes: ¿cómo operan estas mafias? ¿qué responsabilidad tienen los bancos en todo esto?

¿Qué sucede en Argentina con la tecnología ligada al manejo de dinero?

La tecnología, y la gente que propone la tecnología, son los que están fallando en este contexto. La tecnología siempre tiene que ser segura, para que se disfrute. Lo que falla no es el usuario en un caso de estafa, sino la gente que implementa la tecnología.

¿Qué puede hacer el ciudadano de a pie para evitar caer en estafas, principalmente aquellos que carecen de conocimientos tecnológicos?

Yo recomiendo tener cuidado por dos, a un nivel de casi volverte impráctico. Cuando vos ves a toda este gente que le robaron la contraseña y el usuario del Homebanking, les activaron créditos, les cobraron sueldos a través de adelantos, le vaciaron las cuentas... ¿Y qué hacemos con esta gente? Para evitar este tipo de situación, hay que hacer varias cosas simples: Si me llaman del Banco, sea por cualquier vía, automáticamente hay que cortar la comunicación; si tenés alguna duda vos llamás al banco para saber qué está pasando. Nunca hay que contestar algo que te viene. No es lo mismo entablar una conversación porque alguien te está llamando, que si llamás vos. Sucede algo parecido con los secuestros virtuales.

A la gente que le han robado el usuario y la contraseña de los Homebanking, que ha iniciado este desastre que estamos viendo, ¿cómo se los robaron? Se los robaron porque entablaron una comunicación y ellos siguieron adelante con la comunicación. Esas comunicaciones se realizan muchas veces por teléfono. Te llaman y te dicen: 'Tenemos un IFE para usted, lo llamamos de Anses', te dicen que vayas al cajero, que pongas un número, entres con tu contraseña, generes un código, y les pases el código porque así te van a asignar, supuestamente, el bono del IFE, y ahí ya te están entrando a tu cuenta. Nosotros somos los que entregamos la llave de la casa para que entren.

También las estafas pueden venir por e-mail. La dinámica es la misma. Hay que borrar el e-mail. Si parece que la comunicación es genuina borro el e-mail y llamo por teléfono al banco o accedo al sitio web del banco y veo qué es lo que pasa. El punto es: Yo no continúo ninguna comunicación que me venga por ningún formato en el cual la persona del otro lado dice ser de la entidad bancaria.

Por otro lado, otra conducta que tenemos que tener es: No podemos entablar comunicaciones por Facebook o por cualquier Red Social, porque no podemos distinguir cuándo estamos hablando con la página oficial del Anses y cuándo no. La comunicación sólo por el teléfono y el sitio web oficial del lugar. Si respetamos esto va a ser todo seguro, es impráctico, repito, pero es la única manera para que la gente que no está tan ducha con la tecnología pueda lograr que no le pase nada.

¿Hay una mafia grande y organizada detrás de todo esto?

Hay muchas organizaciones dedicadas a las estafas. Hay un negocio de datos que es muy increíble en Argentina. Yo hice una investigación que se trataba de estafas de gente que reclama deudas que ya estaban prescrita pero las reclamaban como válidas. Y una de las personas que hacía esto se dedicaba al 'enriquecimiento de datos'. Los call center no pertenecen, casi nunca, a los bancos. La mayoría de los bancos tercerizan su call center.

Hay empresas que tienen muchos chicos y computadoras a disposición, y entonces, por ejemplo, agarran la venta de seguros del Banco Macro, entonces el banco le pasa la información y empiezan a peinar la cartera comercial, por ende, sobre esos datos ya no se puede tener control. Este tipo de gente, de los datos que van tomando, comprando no se sabe de dónde, va a teniendo su propia base de datos... Entonces vos vas y querés vender un shampoo y les decís: Me podés hacer un llamado a gente que vive en zona norte y que sea clase A, etc., etc. Y los tipos tienen sus propios registros y empiezan a hacer esos llamados.

El negocio de los datos es muy particular en nuestro país. Estoy seguro de que existen este tipo de empresas totalmente tomadas por gente del hampa, desde el punto de vista que, por ejemplo, a mi padre le vendieron un celular por teléfono, llamándolo, que era una porquería a un precio alto, y después es como que lo marcaron; entonces empezó a estar en una base de datos en donde se podría llegar a decir que era una persona fácil de venderle un buzón. Luego de esto comenzó a recibir todo tipo de llamados vendiendo cualquier cosa.

¿Qué responsabilidad le cabe a los bancos en esta situación?

Los bancos no implementan mayores medidas de seguridad para cuidar a sus clientes porque no les interesa, porque no es plata que ellos tienen que poner, y en todo caso de que la tengan que poner, para devolverla, los bancos cargan números dentro de su sistema y ese dinero aparece, porque es electrónico el dinero hoy en día. Los bancos son una joda de la A a la Z. Con la cantidad de robos que hay dentro de los bancos, internos, la cantidad de estafas a la gente por la que los bancos deben responder, y que con todo esto los bancos no cambien sus sistema es directamente negligente y, a veces, dentro de esa negligencia se esconde el tema de que cuando los sistemas son más viejos más fácil son de cambiar los datos internamente para que te cierren la contabilidad y no se refleje lo que es la realidad. No encuentro otra forma de explicar por qué la banca en Argentina está tan subdesarrollada con respecto al servicio informático.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER