Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Clima loco: 40° en el sur y nieva en Jujuy

Placeholder imageSi el ánimo de los argentinos está algo enloquecido, el clima no desentona y sorprende cada vez más a todos en el verano austral con temperaturas de casi 40 grados en el extremo sur, 20 más que las habituales en esta época del año, y nevadas inéditas en el norte, en la frontera con Bolivia. En Tierra del Fuego y Santa Cruz, las dos provincias más australes del país, las temperaturas están rompiendo récords y se ven imágenes inéditas de turistas dándose un chapuzón en el mar, habitualmente frío en el verano.

Así, el lunes, la localidad de Perito Moreno, en el noroeste de Santa Cruz (a 500 km del famosísimo glaciar homónimo), sufrió el récord de 38,2 grados, casi tres grados más que la anterior marca alcanzada en 1961 de 35 grados, dijo al diario Clarín el meteorólogo Christian Garavaglia. Incluso la sensación término en la zona trepó a 42 grados. Pero hubo más récords: en el aeropuerto de Puerto Santa Cruz, en Santa Cruz, se alcanzó una marca de 37°.

"Mientras que en Río Grande, (la segunda ciudad de) Tierra Del Fuego, la temperatura ascendió por primera vez por encima de los 30 grados. Al menos desde 1961, cuando empezó a medirse sistemáticamente. Llegó a 30,8 grados. La marca se quebró en más de 2 grados", dijo el experto. Las elevadas temperaturas provocaron una verdadera emergencia en Tierra del Fuego, cuyas autoridades restringieron la asistencia de empleados públicos a sus lugares de trabajo ante la imposibilidad de refrigerar las oficinas.

El distrito no está preparado para este tipo de clima extremo y las casas y dependencias públicas carecen de aires acondicionados o simples ventiladores ya que en el verano la temperatura apenas llega a los 20 grados. Las imágenes que llegan desde el extremo sur, "el fin del mundo", son inéditas. Pobladores y turistas pasan las tardes en la costa como en un día de playa, algo que sólo es habitual en las localidades costeras de la provincia de Buenos Aires, en el centro del país, colmadas de turistas disfrutando hoy de sus vacaciones en el mar.

En Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, también en la Patagonia, la temperatura subió de 20 a 30 grados durante la madrugada del martes en un periodo de una hora. Garavaglia dijo que "es una situación meteorológica que cada tanto suele darse en esta época del año y permite que la Patagonia tenga las temperaturas más altas de todo el año".

Pero mientras en la Patagonia hace calor, en el norte del país, habitualmente templado en esta época del año, hace frío. En la provincia de Jujuy, fronteriza con Bolivia, nevó el martes en las localidades de Catua y Mina Pirquitas en el marco de una fuerte tormenta en la zona cordillerana. Al ser localidades de montaña allí la temperatura del verano es de 10 grados en promedio. Pero rara vez nieva en esta época del año.

"Estos fenómenos puntuales no tienen relación directa con el cambio climático. En tal caso, habrá que seguir investigando si el cambio climático a largo plazo altera la circulación general de la región haciendo que estos eventos sean cada vez más frecuentes", sostuvo el meteorólogo. "No es muy frecuente pero cada tanto sucede en esta época del año. El noroeste argentino es una de las las zonas más secas del país, pero en verano son frecuentes las tormentas. En ocasiones se extienden a la alta cordillera".

Allí "pueden dejar granizo o en eventos como este con otro tipo de nubosidad nevadas. No hay que olvidar que estamos hablando de lugares ubicados a 4 mil metros de altura. Estas situaciones son las que también favorecen la ocurrencia de precipitaciones en el desértico norte de Chile. Sucede muy de vez en cuando y en esta época del año", sostuvo Garavaglia. Lo único concreto es que el verano austral puso de cabeza el clima de la Argentina.(ANSA).

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER