Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Creía que iba a votar y lo llevaban a casarse

Placeholder imageLlevaron un hombre no vidente al Registro Civil para casarlo por engaño. Un hecho que no tiene precedentes, al menos en Tres Arroyos y la región se registró en los últimos días. Un hombre no vidente fue llevado al Registro Provincial de las Personas local, por otro individuo con la intención de casarse, ambos. La cuestión no tenía nada de anormal, dado que nos vamos habituando paulatinamente al matrimonio igualitario, por lo que no extrañaba para nada la unión conyugal de dos personas del sexo masculino.

El hombre, de unos 70 años, ciego, habría sido llevado bajo el engaño de “ir a votar”. En el Registro de las Personas se llevan adelante ciertos trámites que son de rigor para consumar el acto matrimonial. Tal es así, que en momento que se interrogaba al hombre sobre la determinación a tomar y especialmente en su calidad de persona discapacitada, en un momento dijo que él estaba en ese lugar porque su amigo, otro hombre pero de mucha menos edad, “lo llevaba para votar”.

De esa manera se puso fin al acto que no pasó de la concurrencia de ambos y los clásicos testigos que dan fe de la soltertía, como es tradicional en estos casos. En el Registro de las Personas se dan casos de pedidos de casamiento de cioudadanos que tienen cierto grado de insanía, especialmente ancianos o mayores que han convivido mucho tiempo y tienen el deseo de formalizar.

En estos casos, la familia gestiona ante el juez que dispuso en su momento la medida de insano, para que autorice la unión matrimonial. El personal del Registro de las Personas, está debidamente instruido para que todo tipo de trámite se haga dentro de los márgenes de la Ley y en este caso se evitó lo que podría ser considerado como un engaño grave, a la luz de la posibilidad de forzar un casamiento no deseado.

Ello tal vez para heredar los bienes que podría tener la persona mayor y al parecer sin hijos, constituyéndose el conyuge como único receptor de sus propiedades el día que muera. No se dieron informaciones oficiales, pero se sabe certeramente que el hecho ocurrió y no pasó mas allá del hecho de un intento de casamiento por engaño sin que el caso tomara ribetes de tipo legal.

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER