Grave situación atraviesan los consultorios odontológicos

Placeholder imageEn odontología, el 90% de los implementos son importados. Los profesionales del sector transitan instancias de difícil resolución, agravadas por la desactualización del pago por parte de las obras sociales. La crisis por la que atraviesan los odontólogos por efecto de la pandemia se ha acrecentado en las últimas semanas, registrándose la estimación que, un buen porcentaje de los profesionales del sector, deberían cerrar sus consultorios. A los problemas ocasionados por la obstaculización de la atención a pacientes, se ha sumado el incremento en los insumos.

A ese panorama muy complicado, “se suma el problema que venía de antes de la pandemia, que es el de las obras sociales, lo que data de hace muchos años” señaló el odontólogo Jorge Palavecino. “La odontología es un trabajo donde se necesitan materiales y equipamiento que en alrededor del 90 por ciento son importados” y “la suba del euro y el dólar ha incrementado los costos aún más”, indicó. Antes de la pandemia “las obras sociales nos pagaban aranceles que ni siquiera alcanzaban al arancel mínimo ético establecido por el Consejo Superior del Colegio de Odontólogos de la Provincia de Buenos Aires (COSUCOBA)” y a partir de la situación planteada hace ya cinco meses “los costos aumentaron exponencialmente”.

Por otro lado, las obras sociales “no están actualizando los convenios ni para llegar a este arancel mínimo”. Quienes atienden por obras sociales “en la mayoría de los casos no llega a cubrir los costos” y si lo hace “no tienen ninguna ganancia”. Esta circunstancia “va a llevar a los profesionales a cerrar sus consultorios”, porque no tiene ninguna razón “trabajar al costo”.

A raíz del cambio de las disposiciones para la atención de los consultorios emanadas del Ministerio de Salud de la Nación, los odontólogos deben atender menor cantidad de personas por día. “Las normas de bioseguridad (protocolo) insumen muchísimo tiempo en el pre y post tratamiento al paciente” ya que antes de la atención “hay que minimizar la superficie de contacto” y cuando se va el paciente “hay que desinfectar desde la birome que utiliza para firmar el consentimiento, hasta el último elemento del equipamiento y mobiliario utilizado”.

Eso aumenta el tiempo estipulado para cada atención. Graficó que cuando antes se atendían entre seis y diez pacientes diarios, ahora se puede concretar la atención de entre dos y cuatro. Para dar una muestra, el doctor Palavecino dijo que “una caja de guantes de los que utilizan habitualmente los odontólogos, salía en marzo pasado 190 pesos y ahora cuesta 900 pesos”. Por el Covid-19, está aconsejado usar los guantes de nitrito, que tienen un costo aún mayor. / La Verdad

 
 
 
 
 
 
 
 
 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER