Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Finalmente la justicia decretó la quiebra de Lucaioli

La justicia decretó la quiebra de Lucaioli. Mientras tanto, los más de 500 exempleados esperan cobrar, al menos, algo de los salarios e indemnizaciones adeudadas. La Justicia Comercial decretó finalmente la quiebra de la cadena de electrodomésticos Lucaioli y Saturno Hogar. La medida fue dictada por el juez en lo civil y comercial, Rubén Edgardo Moiola y ahora sus más de 500 exempleados esperan cobrar, al menos, algo de los salarios e indemnizaciones adeudadas.

Según mencionaron fuentes del Sindicato de Empleados de Comercio, este dictamen no afecta directamente a los empleados de nuestra ciudad, quienes esperan el curso legal de las acciones presentadas para poder cobrar el dinero que les corresponde. La historia del cierre definitivo de la firma se remonta al año pasado cuando presentó la convocatoria de acreedores. En ese momento tenía más de 30 locales, incluyendo los de Bahía Blanca.

Placeholder image

En aquel momento la compañía contaba con deudas bancarias por más de $150 millones a las que no podía hacer frente en lo inmediato. Con la convocatoria de acreedores abierta buscó refinanciar pasivos, pero al poco tiempo la situación volvió a complicarse y en abril de este año, finalmente, cerró inesperadamente todas sus sucursales.

Según detallan desde el sector, la empresa había iniciado un fuerte proceso de expansión años atrás, lo que explica en parte su alto nivel de endeudamiento. Pero la caída de las ventas complicó el panorama. La apertura del concurso de acreedores llegó además en un pésimo momento porque la demanda estuvo lejos de recuperarse y además se desató una profunda crisis económica derivada de la devaluación del peso.

A partir de ahora lo que resta es que se liquiden los activos de la empresa y que lo obtenido se reparta entre los acreedores, entre los cuales se incluye a los exempleados, bancos y proveedores. En este contexto, voceros sindicales denunciaron en su momento que queda poco por liquidar porque los dueños concretaron lentamente un vaciamiento de la empresa entre la apertura del concurso de acreedores y el cierre de los locales. / Ámbito y La Brújula 24

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER