Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
Placeholder image
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Servicio ferroviario de pasajeros sigue en rojo

Placeholder imageEl servicio ferroviario de pasajeros continúa en rojo. El número de usuarios en 2018 no llega siquiera a la mitad del alcanzado por los servicios a Plaza Constitución en 2008. Si bien desde el gobierno nacional se destacó el aumento de pasajeros que usan el tren entre Bahía Blanca y Plaza Constitución entre febrero de 2019 e igual mes de 2018, los números están muy por debajo del promedio histórico de los últimos 10 años.

Incluso ese repunte del 29% comunicado oficialmente pierde fuerza si se lo contextualiza, sobre todo porque 2018 fue el segundo peor año para el transporte ferroviario de pasajeros regional y porque no llega siquiera a la mitad de pasajeros transportados en 2008. La causa principal de este derrumbe obviamente fue la supresión de los servicios a Constitución por vía Pringles y con eso la pérdida de frecuencias ya que se pasó de un tren diario a tres semanales.

De todas formas la tragedia de nuestros trenes de pasajeros se inició a comienzos de la década del '90 y desde allí los servicios comenzaron un paulatino derrumbe. En cuanto a las chances de que dicha coyuntura pueda revertirse, la realidad indica que son nulas. La postura oficial en torno a los trenes de pasajeros de larga distancia fue expuesta meses atrás a “La Nueva.” por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

"La prioridad son los trenes de carga y tenemos pensado invertir 10 mil millones de dólares en recuperarlos, esto es algo que jamás se hizo desde que fueron construidos, hace 100 años". Hoy el que fuera el principal medio de transporte de la ciudad continúa y continuará resumido a cenizas, víctima de un proceso que comenzó en los años '60 y que se aceleró durante la presidencia de Carlos Menem.

El derrumbe puede advertirse a simple vista, desde la pérdida de una veintena de servicios a distintos puntos del país, la desaparición de los trenes locales, de las estaciones Bahía Blanca - Noroeste, General Cerri, vía a Neuquén y a Patagones. A esto se suma que a Galván se llega por Ingeniero White ya que el tramo de Bahía Blanca Noroeste no existe y el ramal a Punta Alta desapareció y la Base Naval quedó completamente aislada.

Incluso, si se quisiera reanudar servicio de pasajeros de Plaza Constitución a Neuquén o Patagones habría que cambiar la dirección de marcha en Ingeniero White. El último paso hacia atrás fue el cierre de las estaciones del ramal Pringles, entre ellas las de Sierra de la Ventana, y el final de los talleres ferroviarios de Coronel Maldonado.

¿Según el sitio especializado enelsubte.com los servicios de larga distancia de Trenes Argentinos atraviesan un momento dispar: mientras algunos de ellos baten récords históricos de pasajeros, como el tren a Rosario, o se recuperan después de años de mala performance (caso del tren a Mar del Plata), los servicios a Córdoba y Tucumán cayeron al mínimo de pasajeros transportados en más de diez años. Los altos tiempos de viaje y el "efecto low cost" tienen incidencia en este fenómeno.

Los pasajes para el tramo completo Plaza Constitución - Bahía Blanca tienen actualmente un valor de $ 825 en primera, $ 990 en pullman y $ 2.890 en camarote para dos personas. Los jubilados disponen de un descuento del 40 %, los menores de 12 años pagan la mitad del pasaje y los menores de 3 que no ocupen asiento, viajan gratis. Además, en las compras a través de la página web las tarifas tienen un descuento adicional del 10 por ciento. / La Nueva

 
COMPARTIR EN REDES
COMENTA EN FACEBOOK
ECOS EN FACEBOOK
ECOS EN TWITTER